Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Comisión Ejecutiva

Los Socialistas Vascos creemos imprescindible un debate a fondo sobre la RGI para garantizar que todo el que necesite una ayuda la reciba

La Comisión Ejecutiva de los Socialistas Vascos considera imprescindible abordar un debate a fondo sobre el sistema de protección social que hemos levantado en las últimas décadas y que constituye uno de los principales mecanismos de cohesión social y lucha contra la pobreza, un sistema que ha contado desde el primer momento con el impulso y el respaldo del Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE).

Foto 1
Comisión Ejecutiva PSE-EE FOTO: Socialistas Vascos

Nuestra sociedad se enfrenta hoy a un reto que va más allá del debate coyuntural (interesado en algunos casos por sus réditos políticos a corto plazo) sobre las cuantías de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), al que hemos asistido en los últimos días con motivo de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). El verdadero desafío consiste en cómo conseguir que nadie que necesite una ayuda para atender sus necesidades básicas se quede sin ella y como evitar que nadie que no necesite esa ayuda la acabe percibiendo.

Los partidos políticos hemos acordado de forma abrumadoramente mayoritaria en el Parlamento Vasco que debemos hacer una reflexión global sobre la RGI y así aparece recogido también en el acuerdo de gobernabilidad firmado por los Socialistas Vascos con el PNV.

No es desdeñable en este análisis la introducción en Euskadi de nuevos derechos como los que reconoce las nuevas leyes de Servicios Sociales o de Vivienda, ambas pendientes de su aplicación en toda su dimensión política, reglamentaria y presupuestaria. Sin embargo, tan importante como garantizar la sostenibilidad del sistema, resulta analizar nuevas necesidades, sobre las que ya llamamos la atención los Socialistas Vascos en 2014, o cómo conseguir que cada vez un mayor número de personas no necesite cobrar la RGI, cómo acabar con la cronificación de las ayudas, garantizar una inserción laboral de los perceptores y hacer de Lanbide un instrumento más eficaz en esta materia. 

En definitiva, respecto a la RGI, creemos que es más importante garantizar su viabilidad futura y atender esos nuevos supuestos a los que ya hacíamos referencia hace más de dos años, como los casos derivados de nuevas situaciones familiares, supuestos hoy excluidos por pequeñas propiedades o valoraciones de renta que pueden resultar más favorables para los perceptores.

Los Socialistas Vascos hemos propuesto subir la cuantía de la RGI en la misma medida en que lo haga el IPC. Hemos impulsado en Madrid la subida del 8% del SMI, una línea en la que seguiremos trabajando porque entendemos que éste y futuros incremento contribuirán a mejorar las condiciones laborales de miles de trabajadores y a combatir la precariedad que de forma tan cruel se ha instalado en el mercado de trabajo.

Pero a los Socialistas Vascos, nos lleva preocupando mucho tiempo que el colectivo que más ha incrementado su dependencia de la RGI sea el de los trabajadores. En 2016, ha bajado el número global de perceptores, pero no el de personas que aun teniendo un trabajo perciben un sueldo que no llega siquiera a las previsiones de la RGI. En esta situación se encuentran más de 12.000 trabajadores vascos.

Por eso, vamos a insistir en que debemos centrar el debate no en dar más ayudas, sino en que las personas que las reciben hoy dejen de depender de ellas mañana. Y por eso consideramos oportuno también fomentar el diálogo social, por lo que vamos a plantear que el incremento que se acuerde de la RGI se explique a las organizaciones que trabajan con las personas en riesgo de exclusión, y que éstas conozcan también los planes de rescate de los trabajadores empobrecidos que dependen de estos ingresos y de los parados de larga duración.