Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Junio 2017

L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Pleno ordinario

PSE-EE garantiza que 2016 se cierre sin recortes presupuestarios

El Grupo Parlamentario Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak garantiza con su voto que se aproveche el margen de déficit más amplio para impedir que 2016 se cierre con recortes en los servicios públicos ni en los derechos sociales, en coherencia con las propuestas realizadas hace un año para incluirse en las Cuentas.

Foto 1
Susana Corcuera, durante su intervención en el Pleno del Parlamento vasco | Foto: Parlamento Vasco

PSE-EE garantiza que 2016 se cierre sin recortes presupuestarios

El Grupo Parlamentario Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak garantiza con su voto que se aproveche el margen de déficit más amplio para impedir que 2016 se cierre con recortes en los servicios públicos ni en los derechos sociales, en coherencia con las propuestas realizadas hace un año para incluirse en las Cuentas.

La parlamentaria Susana Corcuera recuerda que en los tres últimos ejercicios, los socialistas se habían comprometido, con iniciativas concretas, para que los problemas de los ciudadanos fueran atendidos con recursos suficientes, y que esa decisión desde la oposición se tomó al margen de cualquier cálculo de partido ante las elecciones a las que nos enfrentábamos. En esta ocasión, el pequeño margen de endeudamiento añadido por la ligera flexibilización del déficit es aprovechado para culminar las propuestas.

Aquella decisión se ha traducido en herramientas en favor del empleo, en la garantía de la sanidad y educación públicas, en el incremento de las partidas para la investigación y la innovación, en varios centenares de familias que ya ejercen su derecho subjetivo a la vivienda, en más de 1.300 familias a las que no les han cortado la luz o el gas por impago, en que sigan adelante el hospital de Eibar o el Metro de Donostialdea, en el refuerzo de proyectos culturales y asociativos. “Eso ha sido posible por estos presupuestos, por las leyes que los socialistas impulsamos y conseguimos acordar, por las enmiendas que introdujimos”, destaca.

Corcuera explica que los socialistas “estamos comprometidos no sólo con el rigor exigible a cualquier responsable público, y no sólo con las exigencias europeas. Estamos comprometidos expresamente con que ese rigor y el cumplimiento de las normas sean posibles sin afectar a las políticas sociales, ni a los servicios públicos esenciales. Éste no es compromiso del pasado. Es compromiso del futuro, y está en el acuerdo suscrito para garantizar la gobernabilidad de Euskadi. Y la aprobación de esta modificación presupuestaria es un acto de coherencia para nosotros. Coherente con lo que hicimos desde el Gobierno hace dos legislaturas, coherente con los presupuestos que acordamos hace un año, y coherente con el acuerdo suscrito hace un mes”.

Corcuera contrapone esta actitud responsable con la de quienes se quedan en el “rincón petitorio”, y emplaza a los grupos de la actual oposición a que tengan en el futuro esa misma actitud, y que aprovechen sus escaños “no para llenar desde la tribuna titulares de prensa, sino para aportar al país”.

 

PSE-EE refuerza su oposición al fracking y apuesta por la búsqueda de energía limpias 

La parlamentaria socialista Natalia Rojo ha reiterado hoy el compromiso de oposición al fracking en el primer año en el que no se gasta un euro en esta técnica, así como la apuesta por la reducción de las emisiones de CO2 y la apuesta estratégica por las energías renovables.

Durante un debate parlamentario relativo a un proyecto de explotación de gas convencional en Vitoria, Rojo ha reiterado que Euskadi es territorio libre de fracking gracias a una ley cuya seguridad jurídica fue liderada por los socialistas. Ahora corresponde una nueva estrategia energética que, abandonada definitivamente esa técnica, contribuya a la sostenibilidad de nuestros recursos y también del medio ambiente.

En este sentido, en el acuerdo suscrito para la gobernabilidad de Euskadi se recoge expresamente esa voluntad, que va más allá de una mera declaración de intenciones para la reducción de los gases invernadero en un 20 por ciento. Hay una apuesta integral por una política de desarrollo sostenible, “que requerirá importantes modificaciones en la política energética, en el sistema de transporte, en el modelo agropecuario, en las dinámicas de configuración urbana de nuestro territorio, en la manera en que producen nuestras industrias, en el cuidado que prestan los hogares en la gestión de los residuos o en su consumo de agua y energía, y en las decisiones diarias de compra de bienes y servicios de las personas”.

Los Socialistas Vascos, solidarios con los refugiados

El Grupo Parlamentario Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak confirma su compromiso con la atención a los refugiados, dando continuidad a las políticas impulsada originalmente desde las alcaldías socialistas de Euskadi así como al integrupo constituido la pasada legislatura para hacer seguimiento de las políticas de atención a las personas que huyen de conflictos.

La parlamentaria Rafi Romero ha impulsado un gran acuerdo en la Cámara por el que se da cauce a las demandas del CEAR, para que quienes obtienen el estatus de refugiado o refugiada accedan a los recursos públicos de forma que tengan garantizada la dignidad en sus vidas.

Además de la denuncia del tratado de la Unión Europea con truqía y la apuesta por vías seguras de acceso a las fronteras, el texto con la firma socialista pide la rectificación de las políticas del Gobierno de Rajoy, para que sea posible la llegada a España de las 17.337 personas a las que se comprometió a acoger hace más de un año, así como el desarrollo de la Ley de Asilo.

En lo que a Euskadi le corresponde, el acuerdo parlamentario supone un compromiso expreso con la convivencia multicultural y el impulso de políticas que favorezcan la integración real y la convivencia pacífica, políticas que tendrán acompañamiento y seguimiento en el intergrupo que se recupera esta legislatura.

Continuidad del Calendario Legisaltivo, transparencia de la acción de Gobierno recuperada por los Socialistas Vascos

El grupo Parlamentario Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak ratifica al inicio de la legislatura el compromiso con la presentación de un calendario legislativo, a los seis meses de inicio del mandato y con seguimiento semestral sobre su cumplimiento y actualización. El portavoz, José Antonio Pastor, explica que esta herramienta flexible fue recuperada por el Gobierno de Patxi López a iniciativa propia, pero que el propio grupo socialista lo transformó en mandato para el futuro, como se mantuvo en la X Legislatura y seguirá en el futuro. Ante el intento de grupos de la oposición de que ese calendario se presente en un mes desde la investidura del lehendakari, plazo que culminaría el 24 de diciembre en este caso, “con la llegada de Olentzero”, Pastor interpreta que se trata sólo de un intento de “agitación parlamentaria y encontrar un hueco en la prensa, porque el plazo vigente fue respaldado por algunos a los que ahora les entran las prisas”. “Me pregunto para qué tienen tanta prisa con las leyes que se aprueben en el Parlamento de Euskadi si luego las laminan vía decreto desde la Moncloa. El PP ha venido a repetir el discurso de una legislatura que ha terminado y que parece que el PP no se ha dado cuenta de que ha terminado”, denuncia. “Nosotros, no viendo razones argumentadas para rectificar posiciones pasadas al respecto, nos mantenemos en aquello que este Parlamento acordó a propuesta socialista y acabó ratificándose por unanimidad. Con la ventaja de que impusimos ese mandato al Gobierno estando en el Gobierno, y mantuvimos esa posición estando muy lejos de la actitud del Gobierno siguiente”, añade. Pastor aclara que no se trata de dilatar el tiempo, sino hacer un calendario flexible, adaptado a las circunstancias que, aunque se corre el riesgo de incumplirlo, hace ganar en transparencia, porque permite transmitir las intenciones reales de actuación de un Gobierno, más allá de la enunciación genérica de un catálogo de buenas intenciones, y muestra una voluntad de compromiso inequívoco con el Parlamento, de rendición de cuentas y de fijación de prioridades”.