Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Julio 2020

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Programa electoral PSE-EE: Objetivo 8

compartir  compartir

Trabajo decente y crecimiento económico

8.   Trabajo decente y crecimiento económico

Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos y todas.

Todos los organismos internacionales estiman que el crecimiento de la economía española se mantendrá a un ritmo notablemente superior a los países de nuestro entorno. En esta situación económica, el compromiso del PSE-EE es llevar a cabo una política económica marcadamente europeísta, que incluya las reformas necesarias para favorecer un crecimiento económico robusto y la creación de empleo de calidad, en torno a tres grandes ejes:

  • el impulso a la sostenibilidad medioambiental y la necesaria transición ecológica;
  • la reducción de las desigualdades y el reforzamiento de la cohesión social;
  • y un avance decidido en el saneamiento de las cuentas públicas, la reducción del déficit y la deuda y la sostenibilidad fiscal de medio plazo.


La mejora de la competitividad de nuestra economía pasa por fomentar su dinamismo desde la mejora de nuestra productividad, mediante el apoyo público a la educación, la formación profesional, la ciencia y la innovación; y todo ello, en el contexto del dialogo social y la negociación colectiva para crear empleo digno y para hacer frente a los retos de la transición ecológica y digital.

La inclusión social y la lucha contra la pobreza requieren la concentración de todos nuestros esfuerzos en garantizar la igualdad de oportunidades, así como la capacitación de las personas y la promoción de la participación en el mercado laboral de aquéllas que están más alejadas de él. Asimismo, es preciso reforzar los sistemas de protección social, el aprendizaje permanente y las políticas activas y completas de inclusión, dedicando especial atención a las mujeres.


Un Servicio Vasco de Empleo universal, integrador y activador


Es preciso mantener la vinculación de las prestaciones económicas de carácter social al empleo, dado que la activación para el empleo es la mejor manera de salir de la exclusión social. L@s Socialistas apostamos firmemente por un Servicio Vasco de Empleo universal, integrador y activador. Proponemos fomentar la eficacia y eficiencia del sistema vasco de empleo y de relaciones laborales, cuya actividad principal será la orientación, recogiendo las necesidades de formación de las empresas y prestando un servicio de orientación profesional.


Para ello, nos comprometemos a:

  • Apoyar la creación de planes especiales de empleo para aquellos colectivos que requieren de un mayor compromiso por parte de las instituciones: jóvenes, desempleados mayores de 45 años de larga duración, perceptores de la Renta de Garantía de Ingreso que estén en el circuito de mejora de su empleabilidad, personas con diversidad funcional, en riesgo de exclusión social, personas migradas y otras vulnerabilidades.
  • Impulsar, en el contexto del Diálogo Social y dentro de la apuesta de l@s Socialistas por la economía sostenible, programas de recualificación y mejora de la empleabilidad de aquellos empleados cualificados en el ámbito del empleo verde. Se priorizará a aquellos trabajadores desempleados mayores de 45 años.
  • Se desarrollarán programas de formación acordes a las demandas realizadas por el sector del empleo verde, facilitando de esta manera la adaptación del tránsito de los jóvenes desde el ciclo formativo al mercado laboral.
  • Poner en marcha y desarrollar un adecuado sistema de reconocimiento y acreditación de las competencias profesionales, el fomento del empleo de los jóvenes y la mejora de la transición entre educación y empleo, apoyar, a través de Lanbide, una formación ajustada a las necesidades de las empresas, personalizar la formación de los desempleados desde los servicios de orientación, y formar en el sector económico de atención a la dependencia, buscando el desarrollo de una verdadera red de cuidadores y cuidadoras. Vinculado a ODS 4, 5


El Diálogo Social y la negociación colectiva motores del empleo de calidad / trabajo decente


En enero de 2019 se produjo un hito histórico en el Diálogo Social en Euskadi, iniciado en el Gobierno del Lehendakari López, con la aprobación del Decreto de creación de la Mesa de Diálogo Social. La institucionalización del diálogo social, planteado sin vetos ni exclusiones y como espacio permanentemente abierto de concertación de las políticas socioeconómicas es generador de empleo y mejora las condiciones laborales, evitando la precarización del mismo.

Es el Diálogo Social el espacio adecuado para concertar las políticas de igualdad, las de empleo, el establecimiento de las bases para el desarrollo de la Ley de Formación Profesional, la implementación de los principios de la formación a lo largo de toda la vida, la salud laboral y las políticas para una transición justa de la industria 4.0.

L@s Socialistas consideramos que el acuerdo y el consenso, a través del diálogo social, tripartito y bipartito, constituye el modelo fundamental, no solo para la mejora de las condiciones laborales, sino también para la mejora de la competitividad de las empresas y el aumento del bienestar de la sociedad en general. Constituye un elemento de profundización democrática al extender la participación de los agentes sociales, sindicatos y organizaciones empresariales, en el diseño y planificación de políticas públicas y en el establecimiento de condiciones de trabajo justas.


Por ello nos comprometemos:

  • A mantener la Mesa de Diálogo Social como el marco de negociación y consenso con los agentes sociales de las políticas socioeconómicas y a reforzarlo a través de acuerdos concretos con plasmación, en su caso, presupuestaria.
  • A profundizar en el Diálogo Social con la presentación, consensuada con agentes sociales y fuerzas políticas, de una Ley de Participación Institucional, que regule de forma integral el dialogo permanente entre administración pública y organizaciones sindicales y empresariales en la construcción de políticas públicas y sea un mecanismo de profundización democrática a través de la participación de estos en la vida política, económica, cultural y social.


Hacia un modelo renovado de relaciones laborales


La participación de los trabajadores en la empresa obliga a las empresas a mejorar sus niveles de transparencia y vincula al trabajador con la organización. Avanzar hacia un modelo de Relaciones Laborales más colaborativo se trata es de buscar, dar cauce y poner en marcha nuevas formas de canalizar el conflicto, entre las que se encuentra la participación de los trabajadores en la empresa.

El enquistamiento y carácter confrontativo de las relaciones laborales en Euskadi se está manifestando como una rémora para avanzar y seguir creciendo en un entorno global muy exigente con las empresas. La empresa necesita de todo el talento e implicación de sus trabajadores, para lo que es imprescindible avanzar desde ese esquema de confrontación hacia una dinámica de colaboración.

Así, es el momento de reivindicar la consideración de la empresa como unidad social de generación de riqueza, en la que distintos colectivos, no solo el empresario, tienen depositados intereses que requieren ser satisfechos de forma simultánea y compensada.

En esa empresa de futuro, que será ética o no será, la transparencia, la comunicación y la participación deben presidir las relaciones entre las personas que la conforman. Son aquellos instrumentos consustanciales para conseguir unas condiciones laborales equitativas, que son la base de esa empresa ética y competitiva.

L@s Socialistas nos comprometemos con el desarrollo de los principios incluidos en la “Declaración de Oñati”, el decálogo presentado en abril de 2019 por el Departamento de Justicia y Trabajo, como contribución a la Iniciativa de la OIT sobre el Futuro del Trabajo, con el fin de avanzar hacia un modelo de relaciones laborales más cooperativo y dinámico, orientado a la calidad del empleo, que garantice la cualificación profesional y la adecuación permanente de competencias, que impulse la negociación colectiva y que asuma como objetivo central la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Un nuevo modelo que debe también preservar la salud y el bienestar de los trabajadores y trabajadoras. En esta línea, y a través de Osalan- Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, nos comprometemos a:

  • Definir la Estrategia Vasca de Seguridad y Salud Laborales 2020-2025.
  • Impulsar en Betoño el Centro Territorial de Osalan en Álava, como centro integral y de formación e investigación, en lo que será en el futuro el Instituto para la Calidad del Trabajo, destinado a albergar, entre otras cosas, iniciativas encaminadas a la mejora de las condiciones laborales, un vivero de pequeñas empresas y aulas de formación a disposición de los agentes sociales. Vinculado a ODS 4
  • Continuar con la formación básica y específica de seguridad y salud de delegad@s de Prevención. Vinculado a ODS 4


Junto a ello, vamos a seguir volcando todos nuestros recursos en la lucha contra el fraude laboral, a través de la Inspección de Trabajo, con un plan interno y externo que reorganice el servicio e incremente el número de inspectores e inspectoras. También seguiremos desarrollando el Plan de lucha contra el fraude laboral que en la última legislatura ha permitido detectar y convertir cerca de 13.000 contratos de temporales a fijos y de jornada parcial a jornada completa.

Asimismo se plantea la necesidad de generar medidas en el ámbito del empleo público, en el cual vamos a asistir a un relevo generacional de gran envergadura.


Una economía innovadora, sostenible e inclusiva que garantice empleos de calidad


L@s Socialistas sabemos que ningún país que quiera avanzar en el progreso social puede hacerlo si no es capaz de controlar las cuentas públicas para garantizar la sostenibilidad del Estado del Bienestar y el crecimiento futuro. Por eso, l@s Socialistas Vasc@s adquirimos el compromiso de mantener la senda de cumplimiento del déficit público que le corresponda a Euskadi en el marco del Plan de Estabilidad del Estado y estabilizar el nivel de deuda pública vasca, cumpliendo así con los acuerdos y compromisos con la UE de la Administración General del Estado y del Gobierno de España a lo largo de los próximos cuatro años.

Euskadi debe modernizar su tejido productivo bajo criterios de productividad y competitividad, dirigiendo nuestros esfuerzos hacia la formación, la I+D+i y la internacionalización.

Para l@s Socialistas, la nueva economía es la economía de la prosperidad, que no sólo genera crecimiento económico con redistribución, sino también cohesión social, igualdad y más calidad de vida para los ciudadanos y ciudadanas.

Esta economía será innovadora, sostenible e inclusiva, y en ella tendrá protagonismo el conocimiento con nuevas empresas, como las de la economía digital, la economía verde o la economía social, lo que multiplicará las opciones de empleo para los ciudadanos y ciudadanas, porque habrá más sectores que lideren el crecimiento futuro.

Además de propiciar el conocimiento, la investigación y el desarrollo, queremos establecer las bases de una estrecha colaboración entre el sector público y el privado, que nos permita situarnos como sociedad en los niveles de bienestar que exige una Comunidad participada por empresas, entidades sociales, organismos públicos, colectivos de ciudadanos, entes colaborativos…, con el fin de propiciar un futuro de progreso.

Queremos un crecimiento de calidad, que no aliente la desigualdad.

La economía debe contribuir a garantizar la distribución de la riqueza y la reducción de las desigualdades, generando los recursos suficientes para asegurar y ampliar los servicios públicos. No puede haber justicia social si no hay justicia fiscal.


Para ello es fundamental:

  • La prevención y lucha contra el fraude fiscal.
  • Reforzar la progresividad del sistema fiscal con los países de nuestro entorno, convergiendo paulatinamente hacia el promedio de recaudación de la Unión Europea.
  • Adaptar la fiscalidad a la economía y a las prioridades del siglo XXI, promoviendo la armonización a nivel europeo y el impulso a la fiscalidad medioambiental.
  • Mejorar la eficiencia, el impacto redistributivo y la calidad del gasto público. Vinculado a ODS 16


La creación de empleos de calidad y la reducción del desempleo es una apuesta básica en la economía innovadora que proponemos l@s Socialistas.

La reducción de la temporalidad es una tarea que acometemos junto con el Gobierno de España con cambios normativos que identifiquen y delimiten la causalidad del empleo temporal. L@s Socialistas aspiramos a que la temporalidad se estabilice en las cifras de la media del resto de Europa, bajando del 26% al 14%.

Pero, la contratación a tiempo parcial no debe convertirse en la oferta “clásica” para las mujeres. El 75% de la contratación a tiempo parcial es hoy de mujer. Casi el 70% de las mujeres trabajan a tiempo parcial porque no se les ofrecen jornadas completas.

Por ello, impulsaremos el Diálogo Social y la Negociación Colectiva para adoptar medidas que promocionen la contratación a tiempo completo.

Impulsaremos la inserción laboral de las personas jóvenes con un Plan de Empleo Juvenil que contemple la puesta en marcha de programas de formación dual, tanto de Formación Profesional como de Universidad, para una transición del mundo educativo al laboral.

Es necesario evitar la cronicidad de los desempleados mayores de 45 años. La formación debe ser integral para este colectivo. Asimismo, l@s Socialistas debemos favorecer la inclusión en el mundo laboral de las personas con discapacidad, tanto en el marco del cumplimiento de la legalidad como con medidas acordadas con las Asociaciones que las representan.

Por otro lado, l@s Socialistas nos comprometemos en el desarrollo del Plan Social Vasco para una transición justa a la industria 4.0, acuerdo alcanzado en la Mesa de Diálogo Social.

Tal como se define en el Acuerdo, el proceso de transición y adaptación a la industria 4.0 llevará consigo entre otras cuestiones:

  • La desaparición de aquellas empresas que no se adapten a la nueva realidad.
  • La creación de nuevas empresas y modelos de negocio que aprovechen las nuevas oportunidades.
  • La desaparición o modificación de algunos empleos existentes.
  • La aparición de nuevos empleos y perfiles profesionales.
  • El desarrollo de nuevas formas organizativas o de trabajo.


El objetivo socialista es que no se reduzca el peso de la Industria en Euskadi y que se mantenga en al menos el 25% del PIB.

Por todo ello, nuestro apoyo al Marco Social conlleva el apoyo para con los trabajadoras y trabajadores y con el empleo de calidad de la futura industria de nuestro país.


L@s Socialistas renovamos nuestro empeño con el empleo como nuestra prioridad. Por ello reiteramos nuestros compromisos:

  • Aprobar en el Gobierno un nuevo Programa Marco de Empleo y Reactivación Económica.
  • Desarrollar proyectos industriales estratégicos.
  • Impulsar la internacionalización de las empresas.
  • Promover el comercio local, el turismo y la hostelería.
  • Desarrollar el sector primario vasco.
  • Apostar por la economía social de manera inequívoca.
  • Realizar planes específicos de actuación en comarcas y municipios desfavorecidos.
  • Trabajar en la Seguridad y Salud en el Trabajo como el eje central del empleo de calidad.


Es fundamental para nuestro bienestar y desarrollo económico que Euskadi siga contando con un tejido económico potente, abierto al mundo, y que apueste por la mejora de la productividad a través de la innovación y de la cualificación de sus recursos humanos; que se adapte al cambio estructural que estamos viviendo con la globalización y el desarrollo tecnológico, y que disponga de las necesarias dotaciones de capital físico y humano, junto a un clima social, político y económico favorable al desarrollo empresarial y a la captación de nuevas inversiones, y que desincentive el riesgo de deslocalizaciones industriales.

Euskadi debe hacer un esfuerzo para la adaptación de la economía vasca a la sociedad del conocimiento desarrollando la capacidad de innovar, de emprender y de generar nuevo conocimiento en las personas y organizaciones; estimulando la cooperación como actitud permanente de la sociedad y el fomento de la igualdad de oportunidades, así como la colaboración público-privada; promoviendo la solidaridad y la cohesión social, como elemento integrador y de acercamiento a las personas más desfavorecidas; e incorporando el medio ambiente como factor de competitividad, como un elemento de generación sostenida de riqueza.

Además, hay que crear un clima sociopolítico favorecedor de la asunción de riesgos empresariales y dotar al país de un marco institucional estable y moderno, articulando herramientas de apoyo público a las nuevas inversiones mediante la utilización de los instrumentos fiscales en el marco legal de la Unión Europea y aprovechando la disponibilidad de las infraestructuras industriales (principalmente suelo), tecnológicas, de servicios y de comunicaciones necesarias para tener una economía moderna y competitiva.

La única forma de seguir siendo competitivos en los mercados internacionales, sin menoscabo de las condiciones laborales de los trabajadores y mejorando las mismas, es aumentando la productividad por encima de la de nuestros competidores y creando productos de mayor valor añadido.

Asimismo, es necesario atender de manera preferente las necesidades financieras de la Comunidad Autónoma, tanto públicas como privadas.

Queremos contar con una entidad financiera vasca de primer nivel, Kutxabank. Una entidad fortalecida que garantice la seguridad de los depositantes y clientes, tenga capacidad de dar servicio y dinero a las empresas vascas (sobre todo a las pymes), a las familias y a las instituciones públicas, y siga tan vinculada a esta tierra, a su economía y a sus gentes.

Para ello, las fundaciones bancarias deben preservar la esencia y forma de ser de las antiguas cajas, y sus órganos de gobierno reflejar la realidad social y las distintas sensibilidades de los territorios de Euskadi. Deben hacer de Kutxabank una entidad estable y bien gestionada.

En definitiva, l@s Socialistas vamos a trabajar para que Kutxabank mantenga su vinculación con el tejido productivo local, su anclaje territorial, la capilaridad de sus redes comerciales, la proximidad al cliente, la financiación de sectores específicos, su cercanía a los intereses locales y a los agentes sociales, y su solidaridad.