Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Eneko Andueza: “Me siento muy orgulloso de portar el testigo de los principios y valores de Enrique Casas”

El Secretario General del PSE-EE destaca, en el homenaje celebrado en San Sebastián, la dignidad del socialista asesinado hace 40 años frente a aquellos “cobardes” que actualmente siguen sin condenar su asesinato

“Se siguen escondiendo en sus excusas. En su falta de coraje para reconocer que ni uno sólo de sus asesinatos ha servido para nada. Siguen siendo igual de cobardes para mirar a su propio pasado y condenar todo aquello”

Bárbara Dührkop: “Sus adversarios no eran enemigos, su discurso nunca era malsonante, dialogaba hasta la extenuación del adversario, por eso le apodaron El Tanque”

Ramón Jáuregui: “Nuestro consuelo es su derrota. La democracia derrotó a ETA y la lucha de Enrique y de tantos otros nos trajo la paz que disfrutamos”

Foto 1
El Secretario General del PSE-EE, Eneko Andueza, junto a José Antonio Maturana, Bárbara Dührkop, viuda de Enrique Casas, Ana Miranda y Ramón Jáuregui | Foto: Socialistas Vascos

El Secretario General del PSE-EE, Eneko Andueza, ha puesto en valor la figura política de Enrique Casas por su compromiso con la construcción de una sociedad mejor y más justa. Andueza ha destacado los ideales del político socialista en contraposición con los de aquellos que todavía no condenan su asesinato. “Hoy siguen siendo igual de cobardes. Se siguen escondiendo en sus excusas. En su falta de coraje para reconocer que ni uno sólo de sus asesinatos ha servido para nada. Siguen siendo igual de cobardes para mirar a su propio pasado y condenar todo aquello. Jamás tendrán motivo alguno para sentirse orgullosos de lo que hicieron”, ha indicado. 

En el acto de homenaje por el 40 aniversario del asesinato de Enrique Casas, celebrado en el Kursaal de San Sebastián, Andueza ha asegurado sentirse orgulloso de haber cogido el testigo de la fortaleza y las convicciones de todos aquellos socialistas que lucharon por una Euskadi en paz y libertad. “Me siento orgulloso de portar el testigo de jóvenes como Enrique. De socialistas de una talla incalculable como la de aquel vasco de Guadix que defendió como pocos los principios y los valores de los socialistas”, ha señalado. 

“Permíteme decirte, Enrique, que me siento inmensamente orgulloso de ser heredero de tus principios y tus valores. Sé que tú también te sientes orgulloso de nosotros, de los socialistas vascos, que conquistamos la libertad por ti, y por todos los que se dejaron la vida por conquistar esta paz, que hoy es de todos”, ha asegurado. 

El líder socialista ha calificado al que fuera senador y parlamentario vasco como un “hombre de paz”, que fue asesinado por el “fanatismo del que no entiende de respeto al diferente”. Y ha criticado a quienes afirman que ETA fue un simple ciclo político. “Fue una banda terrorista que atenazó a la sociedad vasca, que asesinó, que extorsionó, que torturó y secuestró. Fue ese terrorismo que atenta contra la democracia y ese totalitarismo que usó el independentismo vasco”, ha opinado.  

Asimismo, Eneko Andueza ha lanzado una pregunta para los que dicen que la violencia de ETA pertenece a una generación que no tiene nada que ver con aquello. “¿Dónde estaban si no se encontraban junto a nosotros ni tampoco con los que defendían a quienes asesinaban? Estaban en el silencio indiferente, en la cobardía de una parte de la sociedad que no tuvo ni el coraje ni la dignidad de estar junto a nosotros”, ha afirmado. 

“No les recuerdo junto a los jóvenes que defendíamos la paz, la libertad, los principios democráticos con nuestra propia vida, hipotecando nuestra juventud, yendo con escoltas, y sufriendo el acoso de aquellos jóvenes como nosotros que nos preferían muertos antes que vivos”, ha recalcado. 

El acto de homenaje ha sido conducido por Ramón Jáuregui y en él han participado, además de su viuda, Bárbara Dührkop, José Antonio Maturana, Ana Miranda, José Morcillo, Odón Elorza, Jesús Eguiguren, Manuel Huertas y Pedro Ontoso. También se han leído unas notas enviadas por Antxon Aso, Juan Manuel Eguiagaray, Eduardo Madina y Consuelo Ordóñez.

Bárbara Dührkop, que ha intervenido después de recibir una ovación del público que ha llenado la sala y que ha estado acompañada por hijos y nietos, ha recordado el papel de padre y abuelo que Enrique Casas no pudo ejercer, dado que sus hijos tenían muy corta edad cuando fue asesinado. También su talante.

“Sus adversarios no eran enemigos, su discurso nunca era malsonante, dialogaba hasta la extenuación del adversario, por eso le apodaron el tanque. Y era así en política, pero también en casa”, ha recordado.

Por su parte, Ramón Jáuregui ha reivindicado el “cordón” que une la historia del socialismo en la lucha por la libertad y contra el terrorismo. “Nuestro consuelo es su derrota. La democracia derrotó a ETA y la lucha de Enrique y de tantos otros nos trajo la paz que disfrutamos”, ha asegurado en la presentación del acto. Jáuregui ha recordado la soledad de los socialistas en los años más oscuros. “Estábamos muy solos”, ha rememorado tras subrayar que el objetivo del Partido Socialista era construir un frente democrático frente a la violencia en un clima poco favorable, cuando los asesinatos eran respondidos con expresiones indignas como “algo habrá hecho” o cuando dirigentes nacionalistas se abonaban a esa teoría que mantenía que “mientras otros mueven el árbol, nosotros recogemos las nueces”.