Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Septiembre 2021

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Parlamento Vasco

PSE-EE registra junto a EAJ-PNV una Proposición de Ley para ampliar la protección y el bienestar de los animales

La norma, consensuada con las diputaciones y los ayuntamientos, prohibirá el sacrificio de animales en los centros de acogida y endurecerá el régimen sancionador para aquellas conductas impropias de una sociedad avanzada

Foto 1
El parlamentario Txarli Prieto, impulsor de la iniciativa en la Cámara vasca.

El grupo parlamentario Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak ha registrado en la Cámara junto EAJ-PNV la Proposición de Ley de protección de los animales de compañía, norma que actualiza en su integridad la ley hasta ahora en vigor, que data de 1993, y que tiene en cuenta las aportaciones realizadas por las diputaciones y los ayuntamientos vascos, instituciones competentes en la materia.

El objetivo fundamental de esta proposición de ley es aumentar los niveles de protección de los animales y mejorar su bienestar, “porque no pueden ser tratados como meros objetos”. Supone una revisión total y una profundización en las medidas de sensibilización y educación ya recogidas en la ley ahora en vigor, buscando “comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna”. Los firmantes del texto reconocen que es una ley “necesaria y de sentido común” para velar, con mayor seguridad, por el respeto y defensa de los animales.

Se mantiene la exclusión del ámbito de la ley la protección y conservación de la fauna silvestre en el medio natural y la regulación de la caza, la pesca y la tauromaquia, objeto de reglamentaciones y legislaciones específicas. Sí se prohíben las competiciones de tiro pichón, las peleas entre animales y los espectáculos circenses y atracciones feriales (carruseles) con animales.

Tras el registro de la propuesta, el parlamentario Txarli Prieto ha destacado  entre otras cuestiones el endurecimiento de las sanciones, que serán proporcionales al daño que se infrinja al animal. En el caso de las más graves, la multa podrá llegar hasta los 100.000 euros. Cuando sea necesario para la protección del animal o la integridad física de las personas, podrán adoptarse medidas cautelares o provisionales. “Desgraciadamente, las situaciones de maltrato, abandono, dolor innecesario o dejadez de atención son frecuentes en nuestra sociedad. Queremos que los responsables de los animales asuman la responsabilidad que tiene la tenencia de animales, les den un trato adecuado y humano y cumplan las obligaciones, cuidados y atenciones especiales que merecen durante toda su vida”, ha apuntado junto al portavoz nacionalista, Luis Javier Tellería.

Pese a que el Gobierno Vasco tenía previsto en su calendario legislativo remitir ese texto legal en el segundo semestre de este año, ambos grupos consideran útil y positivo aprovechar el trabajo parlamentario realizado en la pasada legislatura por Elkarrekin Podemos. La formación morada presentó una proposición de ley que ahora socialistas y jeltzales toman como base. Con un matiz importante: Elkarrekin Podemos no sometió el texto a la consideración de las instituciones que gestionan la materia: diputaciones y Eudel. Un trabajo de contraste que sí incorpora esta propuesta.

Los grupos impulsores de esta iniciativa esperan contar con la colaboración de todos los grupos de la oposición y confían en la “responsabilidad, el rigor y la seriedad” de todos ellos para acordar, negociar y cerrar la mejor ley. “Nuestra disposición es sincera y creemos que podremos llegar a un buen acuerdo, porque hay algo sólido que nos une: asegurar el bienestar y protección de los animales, evitando las situaciones de crueldad y maltrato”, coinciden en señalar ambos parlamentarios.

Sacrificio cero y eutanasia

La nueva regulación recoge una serie de obligaciones y prohibiciones de carácter general para las personas titulares o responsables del animal, así como para las instituciones que velan por sus cuidados. Como novedad, destaca la prohibición de sacrificar los animales que se encuentren en los centros de acogida, “independientemente del tiempo transcurrido desde su entrada en los mismos. El sacrificio sólo podrá ser realizado, previo informe veterinario, por razones de sanidad animal, salud pública o seguridad medioambiental. Así mismo, se establece la figura de la eutanasia animal, que sólo podrá ser aplicada a animales con enfermedad o dolencia incurable o padecimientos que le generen dolor; será siempre prescrita y realizada por un veterinario. “No se podrá llevar a cabo cuando la enfermedad sea tratable “.

Comercio con animales

Tal y como se recoge en el articulado de la ley, el comercio de animales sólo podrá ser realizado por los titulares de establecimientos con fines comerciales autorizados, quedando prohibido el comercio por particulares. Se prohíbe también la exhibición de animales vivos en los escaparates de los establecimientos. La venta de perros y gatos en estos centros se deberá realizar a través de catálogos o medios similares que no requieran la presencia física de los animales. Los perros potencialmente peligrosos deberán ser esterilizados y será necesaria una licencia administrativa específica para su tenencia.

Identificación animal

En aras de facilitar la localización de los animales perdidos, abandonados o robados, los titulares estarán obligados a identificarlos e inscribirlos en el registro (REGIA, registro general de identificación de animales de compañía) en el plazo de dos meses desde el nacimiento y de diez días desde la compra o cambio de titularidad. También tendrán que informar de la muerte del animal. Se creará una sección informativa de personas infractoras de la presente legislación.

En plazo máximo de un año desde la entrada en vigor de esta Ley se publicará el decreto de creación del Consejo Interinstitucional de Bienestar y Protección de los animales, cuya finalidad principal será promover la colaboración entre las instituciones competentes y fomentar el buen trato y la convivencia entre personas y animales.