Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Octubre 2021

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Mesa de Diálogo Social

Eneko Andueza: “El diálogo social fortalece las políticas públicas y a Euskadi ante los retos del futuro”

Foto 1
El Portavoz del grupo parlamentario Socialistas Vascos-Eusko Sozialistak, Eneko Andueza, y el Secretario General y portavoz de Empleo del mismo, Ekain Rico, con la dirección de CCOO-Euskadi, encabezada por su Secretaria General, Loli García | Fotos: Socialistas Vascos.

“El diálogo social constituye una herramienta fundamental para fortalecer las políticas públicas y preparar a Euskadi para afrontar un futuro con múltiples desafíos, muy especialmente, en el ámbito económico y del empleo”. Ésta ha sido una de las conclusiones de la reunión que ha mantenido una delegación del PSE-EE, integrada por el Portavoz del grupo parlamentario Socialistas Vascos-Eusko Sozialistak, Eneko Andueza, y el Secretario General y portavoz de Empleo del mismo, Ekain Rico, con la dirección de CCOO-Euskadi, encabezada por su Secretaria General, Loli García.

Los responsables socialistas han valorado los acuerdos alcanzados recientemente en la Mesa de Diálogo Social, que preside la Vicelehendakari Idoia Mendia, entre el Gobierno Vasco, Confebask y los sindicatos, con medidas como la ampliación de los complementos de los ERTE, pero también con otras que tienen su horizonte fijado en las grandes transformaciones en las que ya está inmersa la sociedad vasca, asuntos relacionados con la digitalización de la industria, la formación para los nuevos empleos o la igualdad de género.

También el pacto alcanzado en una empresa emblemática como Tubacex ha estado presente en la conversación. Para el PSE-EE, el acuerdo es la demostración de que, sin la renuncia a los mecanismos legales de reivindicación de los trabajadores de unas mejores condiciones labores y la defensa de los intereses de las empresas por parte de sus gestores y propietarios, es posible un modelo de relaciones basado en el diálogo en lugar de en la confrontación.